Armario cápsula de verano

¡Buenas y calurosas tardes! Escribo estas líneas desde mi sofá, minutos antes de salir a por las primeras y deseadas cañas del fin de semana. La verdad es que hoy el calor se está comportando algo mejor que días anteriores en Madrid, y puedo decir que no me estoy derritiendo, ¡algo es algo!

Hace unas semanas hice el cambio de armario, guardando toda la ropa de frío y sacando toda la ropa de verano. Personalmente, no cambio de armario con cada estación, sino que solamente lo hago dos veces al año: cuando las temperaturas empiezan a bajar mucho, y cuando llega el calor, independientemente del mes que sea.

Desde hace unos años compro bastante menos ropa y tengo un armario mucho más reducido de lo que solía ser, y me siento más cómoda que nunca, con prendas que sé que me encantan, que en su mayoría combinan entre sí y que me hacen sentir genial cuando las llevo puestas.

Cuanta menos ropa tengo, más me voy dando cuenta de lo que me gusta, en cuanto a colores, cortes, materiales… y podría decirse que el minimalismo aplicado en el armario me ha ayudado muchísimo a descubrir mi estilo.

La cápsula o pequeña colección de ropa que tengo en uso este verano la forman apenas 20 prendas. Hoy os muestro casi todas en esta entrada (salvo las que estaban en la lavadora, je).

Empiezo por las dos camisetas básicas que combino con shorts, faldas, y vaqueros, y que uso también en primavera o incluso en invierno, debajo de un jersey si es necesario.

Una blanca de algodón con un dibujo, muy básica, y otra gris con cuello en pico, lisa.

El gris es uno de mis colores fetiche, junto con el rojo, y en lo que a básicos se refiere, es mi color predilecto. En verano no lo uso tanto, pero en invierno mi armario está plagado de gris. Ahora en verano es el rojo el que inunda las perchas.

Faldas midi y shorts: seguimos con básicos y comodidad.

Unos shorts vaqueros creo que no faltan en el armario de nadie, ¿no? en mi caso tienen que ser de tiro alto, y conforme los voy reponiendo cuando se estropean, voy alternando entre shorts más cortos y shorts algo más largos.

Por otra parte, las faldas midi fueron un gran descubrimiento hará dos o tres años y desde entonces no me las quito. Mi favorita se estropeó y, dependiendo del año, no es fácil encontrar sustituta porque no siempre están en las tiendas y en segunda mano tampoco son tan habituales. Me encantan porque siguen siendo fresquitas y evitan que te de el sol tan directamente en las piernas, como también son una opción genial para las noches de verano cuando refresca. Esta beige la tenéis ahora mismo en Stradivarius y es comodísima, aunque si sois enanas como yo, os llegará por los tobillos.

Tops y blusas algo más de vestir. Siempre me gusta tener prendas de este tipo porque ayudan a dar ese toque más elegante en verano, cuando la ocasión lo requiere. Ya sea con falda larga o pantalón negro básico, son una prenda todoterreno que me encanta.

Y, para terminar, lo que acabo llevando el 80% de las ocasiones durante el verano… ¡vestidos! No lo puedo evitar, son mi punto débil. En concreto el rojo con estampado de pájaros fue todo un flechazo el verano pasado, en las rebajas de Mango. En general me gustan los cortes vintage, escotes en pico, y también me gusta tener alguna opción más arreglada para reuniones y eventos importantes.

Con estas quince prendas os podéis hacer una idea de la estructura de mi armario cápsula de verano, muy simple y reducido, que es lo que lo hace tan cómodo.

Completan la colección un peto de color menta, un vestido beige con lunares blancos y volantes, otro vestido beige estilo camisero con lunares marrones, y un vestido azul fluido con flores rosas y amarillas.

Como veis, una colección muy minimalista y que, aun así, no llego a utilizar al cien por cien. Como supongo que os pasará a muchas que me estéis leyendo, cada año mis gustos cambian, unos más y otros menos, pero siempre hay prendas que dejan de encajar conmigo, por eso una práctica que os recomiendo es que aprovechéis el momento de la retirada de la ropa de una estación concreta para deshaceros de esas prendas que no habéis usado. En ese momento tenéis fresco el recuerdo de aquello que os ha aportado valor y aquello que no, y creedme, si no lo habéis usado este año, por el motivo que sea, el año que viene va a seguir estorbando.

¿Y vosotras, también apostáis por la sencillez en  verano? Me encantaría descubrir vuestros gustos y ver vuestros armarios veraniegos. ¿Algún color o estampado predilecto? Contadme, pero eso sí, con una bebida bien fresquita de por medio, que el ordenador da mucho calor.

Me despido ya deseándoos buen fin de semana.

Seguiremos informando.

 

Journal: El tiempo entre facturas

Toc, toc… ¿Queda alguien ahí? *Asoma tímidamente la cabeza y entra como el que llega tarde a clase*. Ahora que lo menciono, la puntualidad nunca ha sido mi fuerte y en el instituto me costó más de un disgusto. ¿Soy la única?

No me puedo creer que esta sea la primera entrada de 2019 teniendo en cuenta que ya llevamos tres meses de año (WHAAAT). No tengo perdón. Pero supongo que la intención es lo que cuenta, y voy a intentar volver a este rincón con asiduidad como solía hacerlo, porque lo echo de menos.

IMG_20180823_173958_1.jpg
Foto random de Escocia para ponerle un poco de sol a esta entrada.

Hace ya un año que abrí este espacio, ¡un año! y recuerdo el subidón de los primeros meses, lo feliz que me hacía sentir compartir inquietudes por aquí, y sobre todo estar en contacto con las personas que he ido conociendo en el camino. Me inspiráis cada día y, aunque esté desaparecida, sigo pendiente de vuestras letras, aunque no tenga tiempo de participar activamente en vuestras comunidades.

La verdad es que esta entrada no va a tener ni pies ni cabeza, pero es que me parecía raro volver y meterme en faena directamente con una entrada de viajes o de cosmética natural, sin antes tener este tú a tú.

Como os conté dos entradas atrás, hace unos meses me lancé a la vida freelance (va a hacer seis meses ya desde que empezó todo, QUÉ). Ahora mido la vida en trimestres y mi tiempo pasa entre facturas. Ha sido “quite a ride”, como dirían en inglés. Ni tan guay como me esperaba, ni tan caótico como algunos decían. O las dos cosas, depende del momento.

La segunda mitad de octubre y el mes de noviembre los pasé calentando motores, buscando clientes, teniendo reuniones, solucionando papeleo… Afortunadamente me lancé a esto con muchísimas ganas y la mentalidad y energía que tuve en ese período me ayudó muchísimo a comenzar con éxito en mis primeros tímidos pasos.

En diciembre empecé oficialmente la actividad, con dos clientes grandes bajo el brazo que me aseguraban unos ingresos fijos mensuales (y que sigo manteniendo, afortunadamente) y trabajé muchísisisisisisimo. Los días antes de Navidad en muchos sectores se convierten en una especie de carrera porque de repente todo es urgente y todo se quiere dejar terminado, lo que para mí supuso muchos encargos extra y con ello, bastantes ingresos. Así que obviamente, me esforcé al máximo y lo di todo porque hay que aprovechar los momentos de actividad para luego ir tirando en los de vacas flacas.

IMG_20180822_125941.jpg
Esta de aquí me da mucha paz.

Llegó Navidad y me fui a mi tierra con la oficina a cuestas. Trabajé con menos intensidad, pero no paré salvo los días festivos. Después volví en enero y hasta hoy me parece que ha pasado todo en un flashazo. No sé por qué, pero ahora el tiempo se me pasa más rápido que antes si cabe.

Llevo también unos meses dedicando bastante tiempo a aprender a usar nuevos programas y herramientas y en general a formarme para poder crecer y ofrecer servicios más completos. En los momentos en los que me vienen las inseguridades y me invade el síndrome del impostor, intento recordar todas las cosas que he aprendido a hacer en los últimos meses yo sola, que no son pocas. Eso me hace sentir orgullosa. La verdad es que trabajando en plantilla me acomodé y no me apetecía nada formarme ni aprender cosas nuevas (no sé si alguien se sentirá identificado con esto), pero ahora vuelvo a tener ganas, y esa es muy buena señal. Sé que, aunque haya momentos duros, voy por buen camino.

Por fin me voy sintiendo más asentada en esta nueva vida, estoy empezando a relajarme (un poquito solo) y ahora solo me queda aprender a ser una persona de rutinas y dejar de quedarme varios días sin salir de casa por estar terminando un proyecto. No lo hagáis, niños.

La verdad es que trabajar desde casa ha resultado ser un arma de doble filo, porque cuando me acomodo demasiado puedo llegar a olvidarme de hacer vida fuera y eso me pasa muchísima factura mentalmente. He venido notando un desgaste emocional progresivo sin saber por qué, y hace poco empecé a entenderlo. Ahora estoy trabajando en ello. Es curioso cómo a veces somos nuestro peor enemigo y nos saboteamos sin darnos cuenta.

He empezado a dar tímidos pasos para organizar mi vida de nuevo, salir más, pasar más tiempo de calidad con mis seres queridos, planear fechas de vacaciones que impliquen parar de verdad, sin portátil a cuestas, y estoy en ello. Y otro de esos propósitos es volver por aquí para “desfogarme”.

¿Sabéis lo que ocurre? Como ahora mi trabajo es muy similar a esto, porque también paso mucho tiempo llevando redes sociales y redactando contenido, es un poco “en casa del herrero, cuchillo de palo”. Me he acostumbrado a tratar la creación de contenido con unos estándares y una metodología concreta, con calidad, y lo que menos me apetece es pasar por todo ese proceso también aquí, en mi hobby. Esto quiero que sea directo, sin filtros y algo rápido, que salga tal y como lo quiero expresar en el momento. Supongo que solo es cuestión de tiempo y de volver a acostumbrarme, la verdad es que lo echaba de menos.

¿Cómo habéis comenzado el año? ¿Algunos de vosotros trabajáis desde casa o estudiáis y os sentís identificados? Contadme.

Seguiremos informando (pronto).

5 hábitos sencillos para reducir el uso de plástico

2018 se va en pocas horas y la Fundación del Español Urgente lo despide con su palabra del año: microplástico.

Esta noticia probablemente no os pillará por sorpresa. A mí tampoco. Llevamos mucho tiempo bombardeados de (malas) noticias sobre el (mal) estado de nuestros océanos, que según pronostican los últimos estudios, tendrán más plástico que peces dentro de 30 años.

El abuso que hacemos del plástico hace que sea imposible deshacerse de él. El problema no es solo que sea un material que tarda mucho en descomponerse, si es que llega a hacerlo, sino que en nuestras manos pasa a veces menos de un minuto (pensad en todo lo que viene en envoltorio grande y dentro en envoltorios individuales, por ejemplo). Nos hemos acostumbrado a un material de usar y tirar que no necesitamos en el 80% de los casos y que sin embargo nunca abandona nuestro planeta. De hecho, ¿sabíais que todos y cada uno de los cepillos de dientes que habéis usado desde que nacisteis siguen en el planeta sin descomponerse? ¿O que una pajita desechada cuando Colón descubrió América se habría descompuesto el año pasado?

Pero no vengo aquí a señalar con el dedo. Yo uso plástico, mucho más del que me gustaría, pero menos que hace unos años. Como todos los que me leéis, a mí no me sobra el tiempo. Vivimos a un ritmo frenético y actividades cotidianas como hacer la compra deben ser fáciles y ágiles en nuestro día a día. Y el problema es que lo cómodo no es lo más ecológico.

Hay un límite en el que me planteo que no solo yo como ciudadana debería preocuparme e invertir tiempo en ello, sino que quizá lo lógico sería que fuera mi país quien me lo pusiera fácil. Porque incluso en una gran ciudad como Madrid, en la que todo está al alcance de la mano, si yo quisiera que el 100% de los productos que compro fueran zero waste, tendría que invertir tanto tiempo en desplazarme a los pocos establecimientos dedicados en exclusiva a ello que me pueden ofrecer todo lo que busco, como dinero extra en algunos casos.

Sin embargo con los años sí que he ido tomando ciertas medidas que todos podemos tomar y que no cuestan nada. Las comparto con vosotros:

-Tened en cuenta que el momento clave en cuanto a la reducción de plástico es la compra. Es el momento en el que decidimos qué entra en nuestra casa, la raíz del problema, cuando realmente podemos evitarlo.

-Siguiendo la idea del punto anterior, un cambio muy sencillo es elegir productos en tarro de cristal siempre que sea posible, frente a los envases en brick o las latas, por ejemplo. El tarro podemos reutilizarlo o, en caso de deshacernos de él, será más fácil de reciclar que el plástico.

En mi caso, siempre compro el tomate frito en tarro (además en tarro siempre encuentro tomate frito sin azúcar, mucho más saludable y sabroso).

-Acudid a mercados locales siempre que sea posible para comprar productos frescos. Las fruterías te ofrecen la posibilidad de usar tus propias bolsas sin usar plástico (especialmente si son pequeños puestos en mercados en los que te atiende el tendero). A la hora de comprar carne también podemos reducir algunos envases, incluso llevando tuppers. Además en los mercados es fácil encontrar productos a granel, sobre todo legumbres, con lo cual podemos llevar nuestros tarritos y llenarlos. De este modo hacemos gran parte de la compra en un mismo establecimiento, lo que es cómodo y no nos supone tiempo extra.

Los objetos de plástico que más contaminan son precisamente los menos necesarios: si dejáis de utilizar pajitas, botellas de agua de plástico, vasos y cubiertos de usar y tirar y bolsas de plástico, estaréis ayudando muchísimo. No se trata de querer cortar de raíz el problema y obsesionarse, sino de hacer lo que podamos. En este caso estos cambios cuentan mucho y no cuestan nada.

-Y como último consejo: cuando compréis algo que venga en envase de plástico, intentad coged siempre el tamaño más grande. De este modo el producto os durará más y no estaréis desechando plástico tan a menudo, lo que también marca una gran diferencia. Además, al coger un tamaño grande siempre ahorramos dinero.

Todos podemos hacer algo y hasta el acto más sencillo cuenta. ¿Qué vas a poner en práctica este año?

Feliz salida y entrada de año. Nos leemos.

Seguiremos informando.

Me contrato

Sí, después de unas semanas de adaptación a mi nueva realidad, que es justo de lo que os vengo a hablar ahora, he sacado por fin un ratillo para pasarme por aquí (ya casi se me había olvidado cómo se escribía).

Ya he hablado de ello por encima en mis redes sociales, pero el caso es… ¡que por fin soy freelance! Sí, me he lanzado a la piscina, he empezado mi propio proyecto por fin, después de más de cinco años con la idea rondándome la cabeza.

Desde que empecé a estudiar y fui descubriendo mi campo profesional, la traducción, supe que quería ser autónoma. No sabía cuándo ni cómo, pero sabía que era mi objetivo a largo plazo, ese horizonte que no pensaba perder de vista.

Y ahora ya es una realidad. La verdad es que no me lo creo… Los comienzos obviamente son duros, y conseguir una buena cartera de clientes lleva su tiempo, aunque por suerte mi recorrido en plantilla me ha ayudado en este proceso.

El camino que me ha traído hasta aquí ha sido tortuoso. Llevaba algo más de un año con un sentimiento constante de desmotivación, de no estar en el sitio adecuado. El que ha sido mi trabajo en los últimos dos años, pese a haber sido tremendamente enriquecedor en todos los aspectos, me ha absorbido hasta la última gota de energía. Un horario partido que no acaba nunca, miles de tareas que gestionar, y por un sueldo muy por debajo de lo que sería justo fue un cóctel radiactivo que fue acabando conmigo poco a poco. Y no paraba de pensar “tiene que haber otra manera”. Me desesperaba tener que estar de cuerpo presente en una oficina, físicamente, tantísimas horas al día, para hacer un trabajo que no requería de lo presencial en ningún momento. Me agotaba acabar haciendo más trabajo del que me correspondía porque no era capaz de ver cómo un proyecto perdía fuerza.

Pero claro. La comodidad del sueldo a final de mes. De las vacaciones pagadas. El esperar al momento perfecto para dar ese paso, con argumentos como “voy a ahorrar esto y entonces me lanzo”, “voy a esperar a aprender esto y entonces me lanzo”. Spoiler: nunca es el momento perfecto para lanzarse, nunca tienes la suficiente estabilidad económica ni te sientes lo suficientemente preparado, pero por una sencilla razón: cuando llegas a ese momento que te habías marcado como el adecuado para empezar algo, tú has evolucionado y quizá entonces tu concepto de sentirte preparado sea otro, más lejos, más adelante.

Es por eso que en cierto modo la situación se precipitara al recibir una noticia que no me esperaba, y tuviera que lanzarme al vacío. La verdad es que han sido unas semanas curiosas. No dejo de trabajar pero no me siento estresada como antes. De algún modo trabajar en mi propio proyecto me da una paz que nunca he conocido. Poder disfrutar de mi casa mientras trabajo hace que todo sea más llevadero y, aunque también hay aspectos complicados como buscar clientes, esperar correos, gestionar la incertidumbre… Supongo que tenía tantas ganas y tanta ilusión de que llegara esto que soy tremendamente feliz aun con los días malos.

Sed valientes y lanzaos a por ese sueño. Quizá no sea tan descabellado como pensáis. O quién sabe, a lo mejor ese sueño os está acechando y os alcanza antes de que vosotros os lancéis a por él.

Seguiremos informando.

Receta flash: El champú más fácil del mundo

¡Hola, hola! Con esta entrada inauguro la sección Recetas Flash, pensada para compartir recetas de cosmética casera en formato rápido y sencillo.

La primera receta es de champú líquido, el primer producto casero que elaboré y cuya fórmula me ha gustado tanto que la he repetido. Si tuviera que ponerle una pega es que queda completamente líquido, porque el tensioactivo que uso es líquido. A la próxima probaré con otro más espeso, porque por ahora mis intentos de espesar con agar-agar y otros métodos caseros no han dado buenos resultados.

IMG_5789

El champú que os traigo es a base de infusión de romero, y como aceite esencial he escogido la naranja, porque personalmente adoro la combinación herbal y cítrica, pero esto es a gusto del consumidor, y podéis escoger vuestra infusión favorita y vuestro aceite esencial predilecto.

Ingredientes:

-Romero

-Agua

-Aceite esencial de naranja

-Aceite esencial de romero

-Betaína (tensioactivo)

-Ácido cítrico (conservante)

-Vitamina E

-Colágeno marino

-Proteína de seda

-1 envase que te resulte cómodo (personalmente mis favoritos son los de jabón de manos, por el dispensador).

IMG_5777

Preparación (apenas 5 minutos y está chupado):

-Prepara la infusión de romero con antelación y déjala reposar unos 20 minutos.

-Cuélala y échala al envase hasta llenar ¾ del total de su capacidad.

-Añade el cuarto restante de betaína.

-Ahora es el turno de todo lo demás:

  • Añade unas 20 gotitas de aceites esenciales (en mi caso puse 15 de naranja y 5 de romero, porque el segundo tiene un aroma mucho más fuerte)
  • Añade los mejorantes (vitamina e, proteína de seda, colágeno). Si tienes jeringuilla, añade alrededor de 0.4 ml de vitamina e y proteína de seda, ya que son en formato líquido. El colágeno marino es polvo, añade una o dos puntitas de cuchillo.
  • Finalmente, añade una o dos puntitas de cuchillo de ácido cítrico, que ayudará a que el producto se conserve.

-Solo te queda agitar para que todo se integre y dejarlo enfriar en la nevera. Una vez frío, ¡listo para llevar a la ducha!

IMG_5782

¿Qué os ha parecido? ¡Es muy fácil! Prácticamente como cocinar, y no se tardan ni cinco minutos una vez tenemos la infusión lista.

Por supuesto, es una receta base totalmente customizable. Podéis cambiar la infusión por manzanilla, té verde, agua de rosas, agua de azahar… ¡lo que se os ocurra! Y utilizar el aceite esencial que más os guste o que tengáis a mano, también dependiendo de las necesidades de vuestro pelo.

Os cuento también que, una vez hecho, le medí el ph al champú y está perfecto, en un 5.5, con lo cual es ideal para uso habitual.

Como ya os comenté, podéis adquirir todos los ingredientes en Cosmética Natural Casera Shop, y los aceites esenciales también los tenéis en herbolarios y en Primor muy baratitos, los míos de hecho son todos de allí, de la marca Arganour.

Dentro de poco os traeré una “lista de la compra” con los productos básicos para empezar a trastear con la cosmética natural ¿Os parece buena idea?

Bueno, por hoy me despido. ¡Mil gracias por leer!

Seguiremos informando.

Un verano para reconectar

¿Es cosa mía o este ha sido el verano más corto de la historia? En serio, no lo he visto pasar.

Hoy me apetecía compartir una entrada algo más personal, estilo diario, de las que tanto me encanta leer. Y es que este verano ha sido importante en mi vida de muchas maneras, y quiero compartirlo, sobre todo desde el punto de vista de pensamientos y sensaciones, ya que más adelante compartiré una entrada viajera con más detalle.

Os pongo en antecedentes: A principios de mayo hubo un cambio importante en mi entorno laboral que me afectó directamente y me vino un aluvión de responsabilidad todo de golpe. Básicamente todo el período de mayo a agosto fue un flashazo para mí, es como si no hubiera sucedido. Fueron dos meses de ordenar conocimientos nuevos, adaptarme a tareas nuevas y, sobre todo, responsabilidades.

Quería aprovechar al máximo esa transición y me enfoqué tanto en ese aspecto de mi vida que me olvidé de mí. Os podéis imaginar cómo llegué al ansiado 3 de agosto, el día en que empezaban mis vacaciones.

Ha sido el primer año desde que trabajo que me pido tres semanas de vacaciones, pero es que me sentía absolutamente agotada mentalmente y lo necesitaba.

Poco a poco me voy conociendo a mí misma y detecto cuando llego a mi límite de saturación porque hace que me abrume y no sepa ni pensar. Así estaba.

IMG_20180821_173725.jpg

Realmente no tenía planes para el verano: económicamente hubo muchos gastos los meses anteriores y no podíamos permitirnos gran cosa, pero estaba claro que los días de rigor en País Vasco y Extremadura (visitando a mi familia) iban a estar en la agenda.

El domingo 5 de agosto pusimos rumbo a Vitoria, donde pasamos una semanita en el más absoluto relax (aunque la ciudad no estuviera precisamente relajada porque eran fiestas). Lo único malo es que no hizo tanto fresquito como cabría esperar, y eso fue un bluf (nuestra escapada norteña de cada verano la hacemos principalmente para HUIR de cualquier temperatura superior a los 28 grados).

Nuestros días se resumieron en pintxos, cervecitas y helados (BREDA, TE AMAMOS). En este tipo de escapadas nunca me acuerdo de hacer fotos porque estoy enfocada en el momento, y porque no me arreglo lo más mínimo, de hecho me he pasado el 90% del verano con gafas y cara lavada… y tan feliz.

Pero hubo un día que sí hice fotos, porque encontramos un mini parque que tenía una secuoya y me emocioné. Ya me pareció que tenía una pinta rara la secuoya, pero yo emocionada igual. Al día siguiente busqué en Google y descubrí que el árbol centenario llevaba años muerto. Decepción.

Otro momento destacable fue una escapada que hicimos a un pueblo de Burgos llamado Pancorbo. Es un pueblecito en medio de la montaña, literalmente, que siempre me llamaba la atención. Decidimos dedicar una tarde en recorrerlo con familia y perretes y… (el resto de la historia aquí).

Siguiente parada: Madrid. Repostamos una noche en casa, lavamos ropa, y otra vez a la carretera, esta vez a Extremadura. Cuando digo Extremadura os hablo de un pueblo de 100 personas en medio de la nada, que para mí es lo más parecido al paraíso.

¿En qué consiste nuestra semana allí? En pasarnos el día a remojo en la piscina de casa, leer en la hamaca, abrazar mucho a mis abuelos, reírnos, tomar cañas en familia, y pasear no antes de las 20:30 porque el tiempo no lo permite.

Aunque este año nuestra semana campestre se truncó un poco porque D. tuvo que volver a Madrid por una emergencia, el tiempo que pasamos allí lo disfrutamos muchísimo, cargamos pilas y comimos moras entre paseo y paseo, como os cuento aquí.

Ah, pero esperad… Me he olvidado de un detalle. Y es que desde que comenzaron las vacaciones yo tenía un pensamiento recurrente que me rondaba la cabeza: hacer mi primer viaje sola. Me daba cosilla, pero tampoco podía dejar de pensar en ello. Y justo cuando estábamos de camino al pueblo, vi una oferta de vuelo y reservé todo. Salía en apenas unos días.

Así que la calma del pueblo también se vio condimentada con una pizca de nervios y mariposillas en el estómago de esas que solo sientes cuando vas a hacer algo por primera vez.

Vuelta a Madrid, 21 de agosto. Noche en casa y el 22 sale mi vuelo de madrugada. No duermo nada, estoy muerta de miedo y a la vez ilusión. Se me pasa todo cuando aterrizo en Glasgow. ¡Sí, Escocia! Qué pasada. Habrá una entrada específica con todos los detalles, pero os cuento que los días que me quedé en el país se me hicieron cortísimos y me llevo una estupenda experiencia, de la que destaco el volver a conectar conmigo misma, escuchar mi cuerpo y mi mente. Reconectar. Justo lo que había perdido en los meses de antes.

Volví a Madrid, a casa, el 25 de agosto con las pilas cargadas, la mente despejada y las ideas más claras que en mucho tiempo. El lunes 27 me tocaba volver a la oficina después de esas tres semanas que se me antojaban tres días, pero que irremediablemente habían pasado y, sorprendentemente, no me dio pena porque sabía que había aprovechado el tiempo y había conseguido lo que necesitaba: volver a conectar conmigo misma.

Seguiremos informando.

Para ser minimalista, piensa en tus abuelos

Hoy os vengo a hablar del minimalismo desde el punto de vista de la reutilización, a.k.a. el arte mejor dominado por todos los abuelos del mundo.

Pensad en un pasado remoto en el que la oferta de bienes era un cuarto o menos de lo que conocemos hoy. Por no hablar de comprar: el proceso de compra no existía de una manera tan artificiosa como lo conocemos ahora. En la época de nuestros abuelos se consumía de una forma más simple. No vivían rodeados de una tienda en cada esquina, sino que tenían unos cuantos locales de confianza en los que aprovisionarse de las necesidades básicas. Las compras no respondían a un deseo, sino a una necesidad. Era una transacción simple. Necesito, compro, uso.

Entonces el famoso granel que tan de moda se está poniendo ahora era, muchas veces, lo que había, porque el plástico no se había implantado tanto en nuestras vidas, y el tendero no tenía ningún problema en envolverte la compra en periódico, en rellenar tu tarro, o el recipiente que fuera, porque es como se hacía. Lo que se tenía en casa se aprovechaba, uno se planteaba varias veces qué más provecho le podía sacar a ese bote vacío, ese trapo roto, y tirar no era algo que se hacía tan a la ligera. Os puedo decir que en casa de mis abuelos rellenan el mismo bote de Cola Cao desde hace… ¿toda mi vida? Aunque lo rellenan de Nesquik, pero ese es otro tema. Para mí ese bote, cada vez que lo veo, es la definición misma de reutilizar. Esa, y cuando me traigo huevos de las gallinas cada vez que les visito y mi abuelo nunca se olvida de recordarme “por favor, tráeme la huevera de vuelta”. Reutilizar, reutilizar, reutilizar.

IMG_5654

El minimalismo se puede ver desde varios prismas:

-El de la reducción, que viene muy bien al principio, cuando el exceso de COSAS te nubla la vista.

-El del consumo, que es para mí el más clave de todos, ya que es en el momento de la compra en el que traemos nuevos productos a casa y en el que realmente tenemos el poder de decidir.

-Y el de la reutilización, que va muy ligado al del consumo, ya que muchas veces algo que ya tenemos puede cumplir la función de algo que pensábamos comprar.

Últimamente estoy centrada en la reutilización, y la veo como una forma de cultivar la creatividad en mi propio beneficio, sobre todo en el de mi bolsillo. Muchos envases de plástico que podrían acabar en el contenedor amarillo (eso en el mejor de los casos) son susceptibles de ser reutilizados. Obviamente, no todos, pero muchos sí. Y recipientes en general.

Hace unos meses, por ejemplo, me cansé de una lata que siempre tenía por aquí y por allá y a punto estuve de tirarla. ¿No os pasa que a veces cuando tenéis un objeto con demasiados colores, o con un estampado muy exagerado, os cansáis antes de ello? Pues eso me sucedió con esta lata. Pero entonces tuve una idea: Tengo que trasplantar mi cactus, ¿y si…? Y oye, fue una idea estupenda. Parece mentira, pero por el simple hecho de ya no tener su tapa de siempre, y cumplir una función diferente, no parecía la lata de siempre, y mi cactus, feliz.

IMG_5643

¿Y vosotros, soléis reutilizar? Contadme.

Seguiremos informando.

Estás tirando el dinero: desmontando la cosmética comercial

A 345.657.456 empresaurios no les va a gustar esta entrada, pero me veo en el deber de escribirla igualmente, porque me apetece.

Como ya os he comentado por mis redes y en la última entrada, en la que os enseñé a hacer gelatina de ducha casera, llevo unos meses inmiscuyéndome en el mundo de la cosmética casera, y he aprendido muuuuuuuuuuuuuchas cosas. La más importante de todas: muchos productos son exactamente lo mismo, y nos compramos 57 porque nos hacen creer que necesitamos una crema especial para codos secos sensibles agrietados, que por supuesto no puede ser la misma que uses para cutículas deshidratadas con tendencia grasa.

No quiero abrumaros con nombres de ingredientes técnicos ni formulaciones (tampoco es que sea yo una experta) pero os propongo un ejercicio para ilustrar lo que quiero plasmar en esta entrada.

Id al baño y echad un vistazo. Analizad los productos de higiene y cuidado que utilicéis habitualmente, ya sea a diario, semanalmente, o mensualmente. Pero que los tengáis en uso, vaya. El maquillaje no lo vamos a tener en cuenta.

Seguramente tengáis los productos divididos en las siguientes categorías:

-Cara, pelo, cuerpo, manos (¿y pies, imagino?), etc.

Pues ahí está la primera trampa. Realmente la cosmética básica se reduce a dos categorías: lavar e hidratar. Sin más.

Por supuesto hablo de cosmética como cualquier producto base que cumple una función (que ya estoy viendo a químicos y farmacéuticos echándoseme a la yugular, y repito, solo soy una aficionada). El caso es que, en la práctica, un gel y un champú son casi el mismo producto. Y una crema para cualquier parte del cuerpo y una mascarilla también son parecidas. ¿No estáis flipando todavía? Porque yo flipé mucho en su momento.

Comencemos con lo fácil: el gel y el champú. Haced la prueba: me apuesto lo que sea a que en ambos casos los dos primeros ingredientes son “aqua, sodium lauryl sulfate”, o algo similar. Pues pensad que los dos botes contienen en su mayor medida esos dos ingredientes, y el resto que lleven los llevarán en cantidades mucho más pequeñas. ¿Por qué? Porque si no no serían rentables. Entonces, como os decía, son prácticamente el mismo producto.

¿Qué conclusión sacamos de aquí? Que ese gel de urea o de avena y ese champú de queratina o aceite de argán o *inserte ingrediente milagroso*, no llevarán de ese ingrediente más de un 5%, porque si no, no es rentable.

En cosmética, normalmente el ingrediente que usan para el reclamo publicitario es el mejorante, que es el ingrediente que se añade, como su propio nombre indica, para mejorar la fórmula, para dar el toque especial, y que se añade en un porcentaje muy bajo, porque es lo más caro. Lleven uno o diez mejorantes, los productos que siempre estarán hechos en esencia de los dos primeros ingredientes que aparezcan en su INCI.

Y lo mismo con cremas: una crema natural es en su base agua y aceite más emulsionante (ingrediente que hace que el agua y el aceite se unan y formen una textura cremosa) y luego ya, en pequeñas cantidades, conservantes y mejorantes.

¿Una crema para piel grasa? Mucha agua y poco aceite, y mejorantes astringentes.

¿Una crema para piel seca? Mucho aceite y poca agua, y mejorantes hidratantes.

¿Crema de noche? Mucho aceite y poca agua.

¿Crema de día? Mucha agua y poco aceite.

Y así todo.

Una mascarilla de pelo, en esencia, puede prepararse como una crema, pero utilizando un emulsionante específico.

Una mascarilla facial, lo mismo, con pequeños ajustes.

De todo, por supuesto, os iré compartiendo recetas conforme vaya experimentando.

¡Y esto es todo por hoy! ¿Cómo os quedáis?

Seguiremos informando.

Cómo hacer gelatina de ducha tipo Lush

¡Bueno, bueno!

Aquí estamos de nuevo, después de un mes de agosto sabático y un verano de sequía blogueril.

Como todo el mundo parecía estarse tomando un descanso de la vida digital y yo estaba también bastante saturada, decidí irme de vacaciones también de por aquí para volver en septiembre con las pilas cargadas.

Empiezo la temporada con una receta de cosmética natural casera, que espero será la primera de muchas.

Como os he ido contando por twitter e instagram, este verano hice por fin un cursillo de cosmética natural y desde entonces me he dedicado a husmear, investigar sobre ingredientes, elaboraciones y demás, hasta que por fin me puse manos a la obra.

Aproveché el último domingo para ponerme a hacer algunas recetillas fáciles, y el primer producto que salió fue esta gelatina de ducha que os enseño aquí (apreciemos su movimiento sexy):

giphy.gif

Esta maravilla que sirve para lavarse el cuerpo y las manos no lleva nada más que seis ingredientes, y es que, como os iré contando en próximas entradas, en cosmética natural muchas veces menos es más, y los ingredientes son muy versátiles.

IMG_20180902_194051-1.jpg

Empecemos por el principio: ¿qué es una gelatina de ducha?

Pues este producto tan pintoresco, muy famoso en Lush, que lo fabrica de mil colores y aromas diferentes, es simple y llanamente un gel muy espeso, un gel en estado gelatinoso. ¿Y cuáles son los ingredientes básicos de un gel?

-3/4 partes de agua o infusión

-1/4 de tensioactivo (ingrediente que aporta la acción lavante y espumante al producto)

-Espesante (que es el quid de la cuestión, la cantidad de espesante determina la textura)

-Conservante

-Aromas e ingredientes extra o mejorantes

Ahora hablemos de esta gelatina en concreto:

Su elaboración no fue premeditada, fue improvisando sobre la marcha porque esa tarde me dediqué a probar el efecto espesante del agar-agar sobre productos líquidos. ¿Qué ocurrió? Que fracasé estrepitosamente: no conseguí encontrar el equilibrio entre el líquido absoluto y el bloque gelatinoso, pero pensé que lo que sí podía hacer es aprovechar el fiasco del novato para hacer una gelatina de ducha (y funcionó).

Los ingredientes que usé fueron:

-Agua

-Agar-agar (se vende en hipermercados, en la sección de repostería)

-Betaína (tensioactivo suave derivado del coco)

-Ácido cítrico como conservante

-Aceites esenciales de naranja dulce y árbol de té para aportar aroma

-Vitamina E como mejorante

-1 vaso o recipiente que tenga el culo redondeado (para la forma de la gelatina)

La betaína, el ácido cítrico y la vitamina e los compré en Cosmética natural casera shop, una tienda online especializada en ingredientes para cosmética natural. Todos son ingredientes muy versátiles y los precios son ridículos en comparación con la cantidad de productos que puedes elaborar con ellos. El agar-agar lo podéis sustituir por gelatina neutra, la que se vende en láminas en cualquier supermercado, y se prepara de la misma forma.

El proceso de elaboración fue el siguiente:

-Verter medio vaso de agua en un cazo y añadir 1/3 de sobre de agar-agar. Llevar a ebullición y dejar cocer durante 1-2 minutos.

-Echar la mezcla en el vaso (lo usaremos para mezclar todo y como molde).

-Añadir betaína a la mezcla (el líquido que tiene el vaso son 3/4 del total y el cuarto restante será betaína).

-Añadir la punta de un cuchillo de ácido cítrico (se vende en polvo).

-Añadir unas 10-15 gotitas de aceites esenciales (en mi caso puse 12 de naranja y 3 de árbol de té).

-Con una jeringuilla, añadir una pequeña cantidad de vitamina e (se vende líquida). Yo puse hasta la primera marca de la jeringuilla.

-Remover todo muy bien para que se integre y dejar enfriar en la nevera. Al ser una cantidad pequeña, estará listo en una hora o menos.

¡Y ya está! Ahora solo queda apreciar la maravillosidad que habéis creado, lo fácil que ha sido y comprobar que. si lo frotáis, hace espuma. Magic!

giphy

Nos leemos en la próxima.

Seguiremos informando.

Desmaquillado zero waste con la mini gamuza Glov

Hi there! Esta entrada no sé por qué la he ido posponiendo y realmente tenía programado subirla antes, pero ha habido cambios de planes, you know.

El caso es que os quiero hablar de un experimento que compré en este pedido a Vita33, que me llamó mucho la atención y me pareció un buen candidato principalmente para sustituir a los bastoncillos del demonio.

IMG_20180617_192115.jpg

El utensilio en cuestión se llama Glov quick treat, y como podéis ver, además de monísimo es una gamuza desmaquillante en formato mini. Pero mini, mini. Formato dedal, podríamos decir. Glov es una marca especializada en gamuzas desmaquillantes de distintos tamaños, por lo que he podido comprobar. Me parecen una muy buena alternativa para dar puerta a los discos desmaquillantes y toallitas, y a los desechables en general, para apostar por una rutina facial más sostenible.

En mi caso me incliné a probar este modelo concreto porque, como ya os contaba en esta entrada sobre zero waste, se la tenía jurada a los bastoncillos, y estaba en busca y captura de una alternativa que me permitiera corregir los manchurrones fruto de mi manquismo con la máscara de pestañas sin contribuir al uso masivo de plástico.

 

Pues he aquí el artilugio: rosa y suave, debo decir, y presentado en un envoltorio de unicornios que no contribuyen para nada al deseo de compra.

Se ajusta perfectamente al dedo, sin resbalarse. La marca nos recomienda su uso en mojado, entonces la idea es ponerlo debajo del grifo y una vez mojado utilizarlo para arrastrar el maquillaje de los ojos tal y como utilizaríamos un disco desmaquillante. En mi caso lo he probado con aceite de coco y me ha funcionado genial, exactamente igual que usando una esponjita vegetal, aunque eso sí, una experiencia mucho más suave.

Se recomienda lavarlo con jabón para quitar los restos de maquillaje y dejarlo secar al aire para su próximo uso. En mi caso me resulta especialmente cómodo dejarlo en la zona de maquillaje, sobre un lápiz de ojos. Se seca perfectamente como si estuviera en el dedo.

IMG_20180617_191519.jpg

Ahora bien, puntos negativos:

Para mi idea principal no me ha funcionado: cuando intentaba utilizarlo para corregir las manchas de máscara de pestañas se me hacía demasiado grande y poco preciso, y tenía que apretar demasiado para quitar el exceso. No me resultó cómodo y definitivamente para ese menester me quedo con este truquillo que ya os adelantaba en la entrada sobre zero waste que iba a probar: un trocito de esponja vegetal.

Sí sí, las de toda la vida. Buenas, bonitas y baratas. Y biodegradables. Da la casualidad de que las últimas que compré (en Hipercor) tenían forma de flor, por lo tanto recorté un “pétalo” y tenía el tamaño perfecto. El grosor de estas esponjas si las cortamos dejando un extremo algo más fino es perfecto para corregir las manchas de maquillaje como lo haría un bastoncillo, pero sin contaminar. En mi caso guardo el trocito en mi zona de maquillaje y, si me confundo (que no siempre pasa, estoy mejorando) lo mojo, me lo paso y en medio segundo ya he solucionado el problema. ¡Os recomiendo que probéis!

Y hasta aquí mi opinión sobre este utensilio tan curioso. ¿Qué os ha parecido?

Seguiremos informando.